martes, 14 de febrero de 2012

Mis amores.

 
Hoy hemos disfrutado de una merienda de San Valentín.

Como os pasará a muchos de vosotros, siempre ando con prisas pero he querido sacar un ratito para hacer algo "especial"  y, así, celebrar este día. 

Mi pequeña chef de tres años no estaba esta vez para ayudarme ya que tenía asuntos más urgentes que atender (estaba en el cole) pero me acompañó al hacer los últimos retoques y además le dió su toque especial con ese "elaboradísimo y sofisticado" corazón.

Cuando llegó "papá" a casa le recibimos con esta pequeña sorpresa.




Desde que tenemos la enorme suerte de compartir la vida con nuestra pequeñaja hemos hecho algunos cambios en la manera de celebrar este día. Los "papás" ya lo celebraremos otro día con tranquilidad (benditos abuelos, je,je,je). 



Parece que no estaba mal del todo ¿verdad?

Objetivo conseguido: no hemos trastocado el horario de un día normal pero hemos hecho nuestro pequeño homenaje a San Valentín.

Los regalos están muy bien y siempre hacen ilusión pero lo verdaderamente valioso ha sido compartir esta merienda con MIS AMORES


5 comentarios:

  1. Qué bonito Patricia!
    disfruta mucho con tus amores
    un besazo!

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias!

    Bueno, no es gran cosa (el día no da para más, je,je,je) pero ya sabes que estas cosas les hacen mucha ilusión a los niños y de paso le dábamos una pequeña sorpresa al papá.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  3. Verdaderamente quien se lo pasa realmente bien amasando y metiendo mano son los peques, disculpa mi retaso en venir a verte ando en unos días complicados de tareas.
    Gracias Patricia y que sepas que vuestros juguetes son una pasada.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. ¡Gracias a ti! y tranquila que sé perfectamente lo que es no tener un minuto.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. bonita merienda! estos momentos son los que valen realmente la pena! un saludo

    ResponderEliminar